Oyakudachi es una palabra japonesa que significa ‘'ponernos en la piel de otro'’. Un ejercicio innato de nuestra espiritualidad que la ajetreada vida cotidiana nos hace olvidar con demasiada frecuencia.

La serie Oyakudachi nos presenta un conjunto de juegos y relatos que nos ayudan a recuperar o desarrollar nuestro Oyakudachi y establecer nuevos lazos de empatía, solidaridad y comprensión hacia los demás. También, a hacer un viaje a nuestro interior, despojándonos de nuestra piel, para descubrir la verdadera esencia de nuestro ser, su fina y delicada trama.

Con un poquito más de Oyakudachi el mundo sería un poquito mejor.


Libros de Oyakudachi

Photo_Summary_OyakudachiLangTrans

El pañuelo de papel Oyakudachi duelo en adultos · ISBN 978-1-4092-6538-2 Ver 

¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela! Oyakudachi duelo en niños · ISBN 978-1-4092-6613-6 Ver

Fly Butterfly, Fly!  Oyakudachi mourning in children · ISBN 978-1-4092-8812-1 Preview

The man who wore a Panama hat · El hombre que llevaba sombrero de Panamá Bilingüe: Castellano/English, Oyakudachi enfermedad, operaciones; illness and surgery · Libro benéfico · ISBN 978-1-4092-7060-7 · Preview·Ver

El árbol que perdió su sombra Oyakudachi enfermedad de Alzheimer · ID Lulu · Libro Benéfico ·  Ver libro  leer/escuchar en Encuentos

El estanque de Biescas · Oyakudachi obesidad y anorexia Ver

Los Abuelos de nuestros universitarios · Oyakudachi vejez · Opción descarga pdf gratuita · ISBN 978-1-4092-7850-0 Ver

La farmacéutica · The chemist · Bilingüe: Castellano/English · Oyakudachi adopción /adoption · Opción descarga pdf gratuita · Personalizable por encargo sin coste extra · ISBN 580-0-0284-8564-4 · Preview·Ver 

Besos desde Buenos Aires · Bilingüe: Castellano/English (en preparación /soon available)

Editorial Lulu, www.lulu.com

Colaboradores Tengo la suerte de contar con amigos y familiares que me ayudan a hacer llegar la serie Oyakudachi a personas que a pesar de sentir lo mismo hablan distintas lenguas. Muchas gracias por vuestra colaboración. Nos lo pasamos bien sólo por el mero hecho de 'hacer algo juntos' y saber que con ello podemos compartir nuestra ilusión y el Oyakudachi con más gente. MariaTeresa Conill (Inglés y Francés), Simone Chassel (Francés), Efosa Oghagbon (Inglés), Monique v/d Emster Ramírez (Holandés).

Formato Disponibles en formato 'descarga' (1,25 euros o gratuitos), libro y/o e-book. Además, los cuentos Oyakudachi se difunden de forma gratuita en...   Encuentos.com y en el Canal YouTube
 EnCuentos.com - Literatura para padres e hijos

Canal YouTube  'Oyakudachi'  'Una imagen vale más que mil palabras' y los canales de YouTube permiten llegar a mucha gente para compartir con ellos aquello que nos gusta o en lo que creemos. El canal Oyakudachi lleva el nombre de mi abuela materna Neus Sender Meler para rendirle homenaje porque para mi ella fue, en esencia, puro Oyakudachi. 

  • ¡Vuela Mariposa, Vuela! ¡Fly Butterfly, Fly!
  • El hombre que llevaba sombrero de Panamá · The man who wore a Panama hat   
  • Dibújame
  • La farmacéutica · The chemist
  • ¡Fly Butterfly, Fly! My tribute to Michael Jackson
  • Michael Jackson Story 1954- 4ever 
  • Medalla de Oro natación sincronizada Combo · Roma 2009 
  • Födelsedagshälsning kronprinsessan Victoria 
  • El caballo que tenía miedo a saltar · The horse who was afraid of jumping
  • Dance me to the end of Love
  • 7 estrellas, un sueño · 7 stars, one dream · 7 stjärnor, en dröm. RE: Pregúntale a un austronauta
  • Barcelona Thrills the World · Thriller Masivo Barcelona 29 Agosto 2009
  • Ursus, el último Oso Polar · Ursus, the last Polar Bear · Ursus, de senaste isbjörn
  • HP You on You: Oyakudachi made in Spain 
  • La cinta rosa
  • Thriller Barcelona 29 Agosto 2009: ¡Yo estuve allí!
  • El estanque de Biescas. The pond of Biescas
  • Havanera 'El meu avi'

Libros benéficos Los beneficios de autor obtenidos por cada descarga y venta del libro 'El hombre que llevaba sombrero de Panamá' (1 euro) son destinados íntegramente a la escuela de los hijos de los artesanos de The House of the Panama Hat. Los beneficios del autor obtenidos por cada descarga y venta del libro 'El árbol que perdió su sombra' (1 euro) son destinados íntegramente a a la luchar contra la enfermedad de Alzheimer colaborando con la Fundación Canaria para el Alzheimer Santa Leonor y Santa Rita presidida por el Padre Antonio María Hernández Hernández.

Banda Sonora  Tengo el honor de incluir una colección de música para esta página de Oyakudachi con canciones y arreglos musicales compuestos e interpretados íntegramente por mi primo Tony Sender en su Álbum Falsas Promesas   (http://www.musicamp3.com/tonysender)


Oyakudachi. La historia empezó así...

Soy profesora de una asignatura de la Universidad Autónoma de Barcelona que enseña a estudiantes universitarios a saber envejecer. Oyakudachi es una palabra que un día descubrí colgada en el Servicio de Reprografía de la mi facultad. Mi amigo Juan Carlos Escobar González la había puesto allí, codeándose con fantásticas fotos de calendario con paisajes de esos que nos llenan de paz y nos devuelven la armonía. Ante tal extrañeza, le pregunté por su significado. Juan Carlos me dijo que era una palabra japonesa, muy simple pero difícil de lograr: ‘ponerse en lugar de otro’. ¡Gracias, Juan Carlos!. Desde entonces, Oyakudachi es el lema de los ejercicios de reflexión y de los juegos inéditos que utilizo como herramienta para que los estudiantes aprendan a saber vivir y convivir, aprendan a saber envejecer y a comprender mejor a los que ya lo han hecho.

La colección Oyakudachi se inicia con dos ejercicios de Oyakudachi que nos acercan a los sentimientos del duelo. No es casual. Ha surgido así porque en estos últimos años la pérdida de personas muy queridas me ha acercado todavía más a la esencia de ello y a la necesidad de reflexionar. El año pasado fue especialmente duro pero me ha ayudado a valorar la importancia de lo que a simple vista parece 'una pequeña’ contribución (por parte de cada uno, en la medida que le toca) cuando se planta cara a enfermedades crueles que nos arrancan la vida . Así que ante la impotencia de cambiar el destino, me he decidido a ayudar a reflexionar sobre él, a compartir, con estas sencillas historias de Oyakudachi, lo que aprendí de este tema y enseño en clase, así como los caminos que he encontrado para intentar dejar volar a mis mariposas.


Los cuentos 'Oyakudachi'


Los cuentos 'Oyakudachi' se basan en el concepto de oyakudachi porque el lector puede sentirse identificado los personajes comprobando, a lo largo de la historia, que comparte con ellos sus sentimientos. Escuchando su experiencia, sintiéndose identificado, aprende a comprenderse a si mismo. También le ayuda a comprender a quienes son diferentes a él, a aprender a ponerse en el lugar del otro, desde la infancia.


Son para todas las edades y ninguna en particular (qué le vamos a hacer!). Los dibujos resultan simpáticos ante los ojos de los más pequeños mientras que el texto puede ser más apto para niños de mediana edad que ya saben leer. Una mezcla poco ortodoxa, como dirían los expertos, pero...


Los niños son como tiernas hojas ansiosas por crecer y desarrollarse. Están llenos de grandes deseos e ilusiones. Los cuentos son historias que les ayudan a comprender el mundo que les rodea y a desarrollar sus cualidades humanas de acuerdo con los mensajes que ellos les transmiten. En la primera infancia esto es aún más importante porque los cuentos son leídos en compañía de un adulto que -sin darse cuenta- despierta su creatividad creando 'su propia versión adaptada al niño'. Además los cuentos permiten enfortecer los vínculos afectivos. Es parte de la magia que tienen los cuentos...



El pañuelo de papel

Hace unas pocas primaveras, el programa de la Universidad a tu Alcance de mi universidad me encargó un seminario divulgativo sobre la asignatura que imparto para un entorno poco habitual, pero muy especial: la Associació de Gent Gran ‘Esplai La Caixa’ (Asociación de Gente Mayor)  de Cerdanyola del Vallès.

Aparecí en un Casal, por primera vez, y lo hice con una pequeña maleta de viaje. De la maleta, a modo de sombrero de mago, fui sacando diversos materiales simples y cotidianos para nutrir la sesión divulgativa con pequeños juegos ilustrativos que había inventado para tal ocasión. Dentro de la maleta había una caja de pañuelos de papel.

A medida que avanzaba el juego con el pañuelo de papel, observé que una señora mayor, sentada a la derecha de la primera fila, bajaba la mirada y desatendía mientras acariciaba suavemente el papel, para luego replegarlo y encerrarlo fuertemente en el interior de su puño. Cuando acabé el seminario me acerqué para interesarme por ella y disculparme por haber provocado sus lágrimas. Me conmovió su emocionada mirada. La señora se excusó por no haber sido capaz de seguir el juego, y seguidamente me dijo que, de repente, en un instante concreto comprendió la metáfora que los otros ni siquiera aún sospechaban. Me confesó que en ningún otro momento, hasta ese día, nada de lo que le habían dicho le había hecho sentirse tan comprendida. ‘Porque es tan difícil hacerse cargo de lo que se siente hasta que no enviudas…’- suspiró. Y aunque no sé su nombre, el abrazo de esa señora me enseñó que hay pequeños ejercicios o metáforas como ésta, la de un simple pañuelo de papel, que pueden ayudarnos a mirar en nuestro interior y entender la naturaleza de nuestros sentimientos. Y para los que aún no los han experimentado, hacérselos sentir un poco más cerca.

Esta serie Oyakudachi nace de esa experiencia, que desde entonces repito año tras año en mis clases con jóvenes universitarios. Y aunque El pañuelo de papel no es más que una insignificante metáfora, va dedicada a usted, Señora.


¡Vuela, Mariposa!    Fly Butterfly, Fly!
¡Vuela, Mariposa! ¡Vuela! es un relato sencillo sobre la experiencia de un ratoncito pequeño que afronta la separación de su amiga oruga. Nos habla de los sentimientos de amor que inundan nuestros corazones durante la vida y se tornan en dolor cuando se produce la separación. Nos muestra las distintas fases de la pena y los sentimientos más comunes durante el proceso de elaboración del duelo hasta llegar a su resolución. El cuento se basa en el concepto de oyakudachi porque el niño puede sentirse identificado con el ratoncito y comprobar, a lo largo de la historia, que comparte con él sus sentimientos. Escuchando su experiencia, sintiéndose identificado, aprende a comprenderse a si mismo y encontrar sus propias claves para superar mejor la triste situación que ahora le envuelve. Al final del cuento, el libro incluye una guía adultos para entender el duelo y que como se manifiesta en los niños asi como referencias a canciones que nos ayudan a reflexionar: Capullo de seda: 'A mi manera' (Anka), Esperando: 'Sin ti' (Mariah Carey); Mariposa: You're not alone (Michael Jackson), Sueño: Héroe (Mariah Carey), Secreto: 'Passerá' (Il Divo), Recordar : 'Por ti seré' (Paul Pottes).




El hombre que llevaba sombrero de Panamá · The man who wore a Panama Hat

Un historia real detrás de ‘El hombre que llevaba sombrero de Panamá’

Foto: Bill Monroe y el cirujano plástico Dr. Garrett Wirth

11 de Marzo 2009 · El viernes pasado una de mis amigas me contó que su marido tenía que ser operado en los próximos días y que volvería a llevar la cabeza vendada. ‘Probablemente tenga que llevar sombreros durante todo el verano, será una buena excusa para regalarle un bonito sombrero de Panamá, no crees?’ – me dijo al final de su e-mail .  Esta frase hizo que esta historia para niños emergiera espontáneamente, basada en ambos y en su hija Tristin Elizabeth.
Mi amigo Efosa Oghagbon, nigeriano pero que ahora está en las Islas Barbados, ha ido corrigiendo mi inglés durante el fin de semana, porque no me ha dado ni tiempo a llamar a Mª Teresa Conill, la amiga que elabora conmigo las versiones en inglés de los cuentos de Oyakudachi para niños. Júlia, mi hija de 6 años, ha sido el mejor juez sobre los dibujos (su preferido es el de Ángela ofreciendo el regalo ‘porque lo hace porque quiere muchísimo a su esposo’, el segundo que más le gusta es el de la foto familiar ‘porque se nota que se quieren mucho’). Mi marido Thierry ha sido el crítico de la versión española y cual ‘paciente estudiante’ ha escuchado mis ‘descubrimientos’ sobre el verdadero origen ecuatoriano y la historia de los sombreros de Panamá. Y mientras he ido buscando información, he hecho un nuevo amigo: Alejandro Lecaro, de Ecua-Andino www.ecua-andino.com quien ha respondido rápidamente ofreciendo su amable apoyo. Y casualidades de la vida, acabamos de descubrir que tenemos un amigo en común.
El sombrero de Panama de la portada es de ‘The Panama Hat Company’ en St Augustine, Florida, www.mypanamahat.com una compañía fundada por Consuelo Soria Lippi (nativa ecuatoriana) y su esposo Chuck Lippi.

Así que...¡Aquí estamos! En esta última hora, los cuatro hemos estado en contacto por e-mail. Angela desde California, Efosa desde Barbados, Alejandro desde Guayaquil, Ecuador y yo desde aquí, Sant Quirze (Barcelona), España. Cada uno de nosotros intentando hacer todo lo posible para que ‘El hombre que llevaba sombrero de Panamá’ esté listo a tiempo. ¡Qué situación tan especial! ¿no creen? ¡Qué suerte la mía! !Qué afortunados somos!
Finalmente, esta misma tarde otro amigo se ha unido al ‘equipo’: Myriam Valdés. Es una entrañable amiga de Méjico, esposa de Vicenç, uno de nuestros mejores amigos. Ha aceptado con ilusión adaptar este cuento para hacer su versión para títeres y teatro infantil, que es su actividad profesional y talento!  MªTeresa contribuirá con las versiones inglesa/francesa.
¡Me siento tan orgullosa y agradecida! ¡Gracias a todos!
Los beneficios del autor que se obtengan de este cuento serán donados para invertirlos en material escolar en las escuelas de los hijos de 'Houses of Panama Hats'. Aunque sea un poco de dinero, es ‘dado con el corazón’ para ayudar a hacer crecer esa ‘sabiduría’ de los niños, hijos de artesanos tejedores de la provincia costera de Simon Bolívar.
En nombre de todos nosotros, ¡gracias por 'descargar' o comprar el libro!


A real story behind 'The man who wore a Panama Hat'  

Photo: Bill Monroe and plastic surgeon Dr. Garrett Wirth

11th March 2009 . Last Friday one of my friends told me her husband is going to undergo surgery in the next couple of days and the process will entail him being stapled all round his head. He will probably be wearing hats all through the summer.  “It would be a good excuse for a nice Panama hat, don't you think? “–she said to me at the end of her e-mail.
This sentence made this children’s story to emerge spontaneously, based on the responses of my friend and their daughter Tristin Elizabeth.
My friend, Efosa Oghagbon, from Nigeria now living in Barbados Islands, has been checking my English in the children’s story during the weekend, because I could not reach my friend Mª Teresa Conill (who’s the one involved with me in the English versions of all these ‘Oyakudachi stories’). Júlia, my 6 year-old daughter, has been my best referee regarding the drawings (the one she loves the most is that of Angela offering the present ‘because it means she loves him so much’, the second one is that of the family portrait ‘because it shows they love each other very much’). My husband has been the referee for the Spanish version and my ‘patient student’ listening to my ‘discoveries’ about the real origins and history of Ecuadorians ‘Panama Hats’. While looking for this information, I’ve made a new friend: Alejandro Lecaro, from Ecua-Andino www.ecua-andino.com. He has immediately agreed to offer his kind support. By chance, we found out that we have a friend in common! 
The nice Panama Hat from the front cover is one of those you can find at ‘The Panama Hat Company’ in St Augustine, Florida www.mypanamahat.com a company founded by Consuelo Soria Lippi (a native of Ecuador) and her husband Chuck Lippi.
So, here we are!. In the last hour, the four of us have been in contact by e-mail; Angela from California, Efosa from Barbados, Alejandro from Guayaquil, Ecuador and I from Sant Quirze (Barcelona), Spain. Each of us doing our best to contribute to having ‘The man who wore a Panama Hat’  ready on time.  What a special situation, don’t you think so? I’m lucky! We are so lucky!
Finally, also today another friend has joined ‘the team’: Myriam Valdés. She’s a lovely friend from Mexico and married to Vicenç, one of our best friends. She’s pleased to accept my proposal to jointly write together an adaptation of this children’s story for puppets and children’s theater. This is an area where she’s professionally proficient and talented! Mª Teresa will contribute too with the English /French versions
I feel so proud and grateful! Thank to all of you!
The benefits of the author will be donated to the ‘Houses of The Panama Hats’. This will be a little money ‘coming from our hearts’ to be invested for the increase of ‘wisdom’ of the children of the weaving families of the costal province-Simón Bolívar.
On behalf of all of us, I thank you for 'downloading' or buying this book!


Los Abuelos de nuestros universitariosyaya

Hace ya siete años que espero con impaciencia poder deleitarme con los primeros relatos de mis alumnos de ‘Envellir bé · Saber envejecer’, una asignatura de créditos de libre elección impartida en la Universitat Autònoma de Barcelona que llega también de forma virtual a estudiantes de las ocho universidades catalanas y la Politécnica de Madrid. ‘Así es él, así es ella’ es su primer ejercicio de redacción espontánea. En él deben escoger a una persona mayor que conozcan y puedan describir bien.'Los abuelos de nuestros universitarios' es una pequeña recopilación de este ejercicio que nos presenta a los abuelos y abuelas de nuestros futuros licenciados. Un modesto homenaje, hecho desde el amor y la admiración, a quienes con esfuerzo consiguieron llevar la familia adelante en tiempos difíciles y ahora se ven recompensados mirando el esplendor de su reflejo. Como dijo uno de mis alumnos: 'Allí donde estéis, ¡un beso abuelos!'    Entre en www.bibalex.eu para conocer a la 'Yaya María' (María Martínez Pérez) que dijo: " ¿Cómo voy a tener ganas de morirme, si tú me haces una foto con este trasto y se la envías a alguien que está en la otra parte del mundo? Si es que hay tantas cosas chulas…”  


Besos desde Buenos Aires

27 Abril 2009. Acabo de regresar de un largo viaje de 10.500 km (21.000 en total, claro) para asistir a un congreso en Argentina. Esto me ha dado la oportunidad de visitar la capital y conocer un poco a los porteños (gentilicio para los habitantes de Buenos Aires). He vuelto enamorada. Y aunque nunca lo pensé así, me doy cuenta que viajar nos invita a hacer un ejercicio de oyakudachi excepcional, porque es una oportunidad única para aprender de los demás, de otras culturas, como nunca. Agradezco a mi amigo Marcelo Díaz haberme mostrado TODA la ciudad, con buen humor y simpatía, y a él, la rubia colombiana que me enseñó a preparar mate y el resto de los criollos (Isabelita, Mónica, Adolfo Vega y Orlando Amor, Clidia Martha Cancela, el mimo de San Telmo que se lo lleva el viento, Luis Alberto Errasmute, Nestor Rubén Samone, Milana Bergamino y César Augusto Cheru) que se han hecho cómplices del nuevo cuento: 'Besos desde Buenos Aires' posando con el gato de papel. Che, ¿viste que bárbaro? ¡Muchas gracias a todos!. 

Photo_summary_Besos_desde_Buenes_Aires

 


El árbol que perdió su sombra

 ‘El árbol que perdió su sombra’ es un cuento de Oyakudachi que relata de forma metafórica la evolución de la enfermedad de Alzheimer y nos acerca a los sentimientos que la envuelven. Hojas de árbol donde se anotan historias cotidianas, la sombra donde a partir de ellas se construyen los pensamientos y pergaminos de papel que guardan nuestras memorias. Incluye una guía sobre cómo saber envejecer,  mantener la mente activa y los 10 primeros signos de la enfermedad de Alzheimer.

Los beneficios se destinarán íntegra y directamente a la luchar contra la enfermedad de Alzheimer colaborando con la Fundación Canaria para el Alzheimer Santa Leonor y Santa Rita presidida por el Padre Antonio María Hernández Hernández. El libro se presentó en el I Encuentro Internacional de Neurociencia Aplicada que organizó esta fundación en La Orotava (Tenerife) del 28 al 30 de Mayo de 2009. Ver conferencia de prensa sobre el encuentro.

Comprar libro benéfico

El libro se cierra con la letra de una bella canción: 'Sombras', de Tony Sender (Escuchar versión original), ahora con letra adaptada para desvelar los sentimientos atrapados en el silencio de un enfermo de Alzheimer, sentimientos hacia su cuidador, porque como reza la canción: 'sólo tu puedes iluminar, con tu luz, las sombras de mi soledad...'.

Esta versión adaptada es un himno dedicado a los familiares, voluntarias/os, auxiliares, animadores, enfermeras, personal, colaboradores y fundadores del Hogar Santa Rita a quienes he tenido el placer de conocer en el 1er Encuentro Internacional de Neurociencia Aplicada celebrado en La Orotava, Tenerife, del 28 al 30 de Mayo 2009. Ellos, junto al Padre Antonio, iluminan la vida de muchas personas mayores y la de los que están perdiendo su sombra.

Sombras de Tony Sender 
versión adaptada, con el permiso del cantautor, por Lydia Giménez-Llort para 'El árbol que perdió su sombra'.
 
Fuiste un sueño y realidad
aún maldigo el momento que empecé a olvidar 

Fuiste mía, ahora soy prisionero de mis heridas
y vivo perdido esperándote.

La belleza en su mirada
su sonrisa y cómo me besaba
Todavía siento sus labios rozando los míos
Ayúdame, por favor, quédate o no sobreviviré.
 
Sólo tú puedes iluminar
con tu luz las sombras de mi soledad.
Sólo tú me harás recordar
recordando momentos vividos juntos
junto a ti, junto a ti.
 
Son mis manos las que te quieren alcanzar
son mis labios los que te quieren besar.

Como un extraño dando vueltas
que me pasó sin darme cuenta.
 
Y sigo siendo ese hombre
que te ama
aunque no diga ya nada.
 
Sólo tú puedes iluminar
con tu luz las sombras de mi soledad.
Sólo tú me ayudas a vivir
recordando momentos vividos junto a ti.

Bis, bis

Escucha la versión original









El estanque de Biescas

Después de 'Vuela Mariposa, Vuela!','El hombre que llevaba sombrero de Panamá', 'Xarrupet de Grosella' y 'El árbol que perdió su sombra' llega 'El estanque de Biescas', un cuento de Oyakudachi que invita (a pequeños y mayores) a reflexionar sobre la obesidad y la anorexia. 'El estanque de Biescas' relata como la oronda 'o' y la fina 'i' se conocieron y aprendieron mutuamente que estar excesivamente gordo o demasiado delgado no es saludable. Su amistad les ayudó a corregir sus errores y... El cuento concluye con la pirámide nutricional para recordar siempre cuál es la mejor manera de alimentarse para estar sano. Y, como no, con una reflexión y el relato del casual encuentro de la autora con el escenario real de esta historia: Biescas, un pintoresco pueblo del 'Alto Gállego', al final del Valle del Tena de nuestro bello pirineo aragonés.


La Farmacéutica · The Chemist

La farmacéutica es un cuento bilingüe (inglés/español) de Oyakudachi escrito con el corazón para celebrar la llegada de Bruno Muse a nuestra familia. Ahora, para compartir nuestra alegría con otras familias he hecho una 'nueva versión' genérica que empieza con un Dedicado a____ y acaba con un espacio para colocar la foto del niño/a. Lo encontraréis en www.lulu.com y la versión descarga es GRATUITA para que la podáis imprimir en casa tantas veces como queráis y poderla regalar! 



Este video-cuento del Canal YouTube NeusSenderMeler está dedicado a una niña preciosa, que sólo con sus fotos risueñas alegra ya la secretaría de nuestro departamento. Se llama Abril. Y esta es la dedicatoria que han escrito para ella sus papás:

Amb tu Abril Yang Shuang va arribar la primavera a casa!!!               
T'estimem fins a l'infinit anar i tornar, anar i tornar, anar i tornar...     
Els papes                                                                                       
Sandra i Albert                                                                               

¡¡¡Contigo Abril Yan Shuan llegó la primavera a casa!!!
Te queremos hasta el infinito, ida y vuelta, ida y vuelta, ida y vuelta...
Los papas
Sandra y Albert



Dibújame de Tony Sender 

Hay muchos niños que dejaron de ser bebés pero todavía guardan la esperanza de encontrar un nuevo hogar temporal o de adopción. Hacen de hermanos mayores cuidando con verdadero esmero a aquellos que por ser más pequeños tienen el destino más cercano. Ellos, mientras tanto, ven gente que llega, les ayuda, pero inevitablemente les dice adiós. Sin embargo, el hogar es un centro donde todos son una gran família y entre todos aprenden a que hay que tener esperanza. 'Dibújame' es una bellísima canción interpretada integramente y con arreglos musicales por mi primo Tony Sender. Yo sólo le he dado una pequeña pincelada en el texto para adaptarlo a la voz de un niño 'ya mayor' para convertirla en un canto oyakudachi a la adopción. (La canción es la versión original). Este videoclip está dedicado a esos niños mayores y todos los cuidadores y cuidadoras que les dan amor incondicional ayudándoles a mantener la esperanza. La versión original de la canción está disponible para descarga gratuita en http://musicamp3/tonysender.

Sólo blanco en el lienzo,en mis manos un color,
el amarillo que ha dejado el tiempo.
Me siento abandonado,
sólo me queda esperar
que llenes mi ser con tu pincel
.

Dame esperanza con un verde manzana,
vísteme de amor con un rojo pasión,
destellos de azul me darán calma,

llévame de aquí, quiero ser feliz.

Dibújame, como esos genios locos,
descubrirás tonos nuevos en la piel

mezcla el color, sólo en mi corazón
hazme un favor,
y no dejes que escape el momento que es de los dos.
No digas adiós jamás,
déjame intentar abrazarte con un beso sin final
mis lágrimas culpirán sobre tu piel ríos de soledad.

Si me das tu mano volaremos juntos
hacia nuevos mundos que hay que descubrir

una mirada, sobrarán palabras
llévame de aquí, quiero ser feliz.

Dibújame, como esos genios locos,
descubrirás tonos nuevos en la piel

mezcla el color, sólo en mi corazón
hazme un favor,
y no dejes que escape el momento que es de los dos.
No digas adiós jamás,
déjame intentar abrazarte con un beso sin final
mis lágrimas culpiran sobre tu piel ríos de soledad.

No puedo estar sin ti, sin ti...




(Sugerencia de lectura: Haga click en el vídeo para escuchar la música mientras lee el cuento)

El reloj

Hubo una vez un reloj de oro que gustaba marcar las horas muy, muy exactas. También marcar el paso del tiempo con su incesante tic, tac, tic, tac. Las manecillas siempre bien dispuestas para indicar cuántos minutos habían pasado desde la última hora, y cuantos faltaban para volver a casa porque ya era la hora de preparar la comida y almorzar. Una pequeña ventanilla ayudaba a no olvidar que el primer día de mayo ya llegó y que por ser domingo no sólo era día de descanso sino también de celebración.

Pero resultó ser que su ama, que andaba últimamente un poco despistada, confundida y olvidadiza, pensó que el reloj pesaba demasiado para su delgada muñeca….pensó que con la lluvia de mayo el valioso reloj se mojaría…pensó que por no salir juntos de paseo un día no se echaría  a perder su amistad…Así que ese día , ese primer domingo de mayo, el ama del reloj de pulsera decidió guardarlo en el armario. Y aunque aquel día el armario tenía un aspecto  un tanto extraño lo dejó allí un rato para evitarle la intemperie cuando fuera a salir para dar su paseo diario.

El reloj miró a su alrededor. Vio grandes joyas y medallones de color rojo rubí, granate y amatista, largos brazaletes de color jade, verde esmeralda y turmalina, colgantes color amatista, botellas llenas de agua marina, botes de cristal con cuarzos, ónix negros y ojos de tigre.  A pesar de la belleza indudable de aquellas piedras preciosas, ninguna respondió a su saludo. Se las veía demasiado engreídas, aunque alguna había perdido ya su belleza y aparecía un tanto deslustrada y mustia. Por primera vez en su vida el reloj de oro se sintió sólo y empezó a notar la falta del calor de la amistad. Pasaron las horas y el reloj sufría al ver que su ama no regresaba. A esas horas debería haber abierto ya la puerta de la casa, a esas horas debería haberse sentado ya en la mesa y empezado a comer su sopa de cebolla. A esas horas, entre plato y plato, le habría dedicado ya algunas miradas, le habría dado un poco de cuerda para eternizar el latido de su corazón, le habría dicho algunas palabras amables o habría conversado un largo rato sobre vivencias compartidas en viejos tiempos. Pero el tiempo continuó pasando, despacio, muy despacio… y el reloj sintió el dolor del desaire, el frío de la soledad, la humedad calando en sus huesos, la lentitud del momento…

El reloj decidió permanecer toda la noche en vela, por si el ama llegaba…pero no sirvió de nada…Poco a poco, empezó a dudar de todo, creyó que quizás ya nada tendría sentido, y empezaron a faltarle las fuerzas para continuar con su tic, tac. Las lágrimas de sus ojos nublaron las ventanitas y el 1, el mayo y el domingo decidieron acompañarle un rato más para no dejarle solo. Y llegó el día siguiente, y uno  tras otro los días se fueron sucediendo sin que hubiera ninguna novedad. El reloj de oro seguía en el interior del armario, medio adormecido marcando las diez y diez, junto a piedras preciosas sordas y mudas, harto de preguntar sin oír respuestas. Hasta que al fin, la puerta del armario se abrió. Contra lo esperado, fue una joven la que asomó la cabeza y cuando le vio allí solo, cerca de un topacio que estaba roto, cogió a ambos, cerró la puerta de la nevera, se sentó en la mesa y se puso a llorar. La joven acabó de pelar la media cebolla para preparar la sopa, despojándola primero de su gruesa piel color topacio, y después de colocar la olla en el fuego para cocinarla, acarició y besó al reloj. Olvidado en la nevera, con la humedad penetrada en sus entrañas, el tiempo había pasado sin avisar…La joven colocó el reloj otra vez en la delgada muñeca de su madre, y ésta, mirándolo extrañamente, le preguntó:

_ ¿Qué hora es? ¿Qué día es hoy, señora?-preguntó el ama del reloj a la muchacha.

_ Tu reloj dice que son las diez y diez.. que hoy es domingo, uno de mayo. Deja que te de un beso, mamá. ¡Hoy es el día de la madre!.

_ ¿Este reloj de oro es mío? ¿Quién me ha hecho este regalo tan bueno? –preguntó extrañada la mujer mayor.

_ ¡Es tu reloj de boda, mamá!-contestó la muchacha acariciándole la mano.

- Pues entonces démonos prisa con la sopa, que a tu padre no le gustará que en el día de su boda le hagamos esperar.

 

El reloj con música 'Rain' de Dax Johnson es un cuento de Oyakudachi que relata de forma metafórica algunos de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer es la demencia más frecuente, afecta más a mujeres que a hombres y el principal factor de riesgo es la edad. La enfermedad  altera de forma paulatina el juicio y la memoria de las personas que la padecen. En sus primeros síntomas claros, se producen olvidos que pronto dejan de ser ocasionales o justificados. Se guardan cosas en lugares impropios, como relojes en una azucarera o joyas que se confunden entre las verduras y hortalizas de la nevera.  Hay una desorientación respecto al lugar y el tiempo, a pesar de que sean lugares habituales o bien conocidos, de manera que la persona puede llegar a perderse en su propia calle.

Cuando a una persona que padece la enfermedad de Alzheimer se le enseña un reloj que marca las diez y diez, confunde la hora con cualquier otra. Las personas con la enfermedad de Alzheimer y otras demencias  olvidan  el valor del tiempo y la falta de nueva memoria les hace que puedan repetir preguntas como si nunca antes las hubieran formulado. Además de la memoria, la enfermedad de Alzheimer produce cambios en la esfera emocional,  que puede generar cambios de humor repentinos  o sumir al enfermo en profunda tristeza o mantenerle despierto a la entrada del anochecer.

A pesar de los esfuerzos para encontrar una cura, los tratamientos actuales no son suficientes para curar la enfermedad pero los avances logrados hasta ahora permiten que éstos puedan aliviar sus síntomas y, con ello, el sufrimiento del enfermo y su entorno familiar. Aunque la intervención del colectivo socio-sanitario es crítico para intentar controlar el avance de la enfermedad y encontrar las mejores vías para sobrellevarla, es justamente la familia - y en gran mayoría las hijas-  quienes representan el mayor apoyo para el enfermo porque los familiares son los cuidadores por excelencia hasta que las dificultades de las fases más avanzadas obligan a la institucionalización o el cuidado profesional. El amor, la comprensión, la paciencia y el sentido de responsabilidad son sus herramientas  y, aunque no lo parezca, son las más útiles para luchar contra la enfermedad.



¡Gracias por su visita! ¡Oyakudachi ha alcanzado ya las 1000 VISITAS! Su corazoncito ha quedado en el mapa. Aquellos que vea later son los que en estos momentos están compartiendo con usted un pequeño momento de Oyakudachi : )







Si le ha gustado 'Oyakudachi' le invito a que visite también la web www.elricondeademuz.eu. En ella descubrirá un rincón de la geografía española (un exclave de la provincia de Valencia, entre Teruel y Cuenca) que en tiempos medievales fue punto de encuentro de tres reinos y que da lugar a una nueva colección de cuentos infantiles recoge las tradiciones que aún se conservan en él. Es el Rincón de mi familia paterna y en honor a ella les he dedicado una web con 'oyakudachi' propio.


 
 
  Site Map